Se conoce cómo marketing viral las técnicas de marketing que intentan explotar redes sociales y otras tecnologías electrónicas para incrementar exponencialmente acciones concretas que tienen como objetivo el reconocimiento de una marca, mediante procesos de autorreplicación viral y que son similares al sistema que utiliza un virus informático. Sin embargo, hoy en día este concepto se utiliza dando por sentado que una campaña es viral por definición y esto está muy lejos de la realidad. Conseguir viralidad en una campaña es complicado.

El marketing viral por defecto no existe, se consigue

El auge de la mensajería electrónica y las redes sociales ha convertido en la búsqueda de la viralidad en una estrategia básica y muy interesante para cualquier plan de marketing que se precie. En este contexto, a menudo se oyen expresiones como “marketing viral”, que pueden conducir a la equivocación. “Video viral, campaña viral, etc” son expresiones frecuentes, por lo que al final perdemos de vista lo que cuesta conseguir la ansiada viralidad. El error es pensar que los canales sociales siempre aportan viralidad. Seamos claros: el marketing viral por definición no existe. Lo que sí que existe, porque se puede conseguir, es la viralidad a través de acciones de marketing. Así enfocamos nuestros servicio de social media marketing.

Es como un “boca a boca 2.0”. Un usuario recibe un mensaje, la mayoría de las veces con contenido multimedia (vídeos, imágenes…) y lo reenvía si considera que merece la pena. El reenvío constante de este mensaje consigue que se no se perciba como un mensaje comercial, sino como una recomendación de un amigo y además un aumento del impacto de forma gratuita. Esto es lo más complicado.

Si quieres crear una campaña que se convierta en viral, deberás tener en cuenta los siguientes elementos:

  • El mensaje: debe ser atractivo, convincente y con gancho para que el usuario quiera reenviarlo a su círculo de amigos. En esta “batalla” siempre gana el más creativo, ¡utiliza tu creatividad!
  • El elemento potencialmenente viral: un producto, un premio, un servicio o el mensaje en sí mismo. Quizás con esto no consigas ventas directas, pero lo más probable es que aumentes tu número de seguidores, las visitas, el reconocimiento de tu marca, etc.
  • El medio: emailing, redes sociales, mensajería instantánea, etc. El mensaje debe adaptarse al medio por dónde se envía y al público objetivo.

A continuación, te dejo un vídeo que forma parte de una buena campaña ideada para convertirse en viral. Ocurre durante el rodaje de un anuncio televisivo de “Gillete Fusion Sensitive Skin”. En ella vemos a un miembro del equipo de rodaje desafiando a Roger Federer a tirar una lata de su cabeza con uno de sus saques.

La fórmula de la viralidad no se conoce de modo exacto

Lo que más me gusta de ella es la naturalidad de la gente que la protagoniza, probablemente sea algo grabado y que no estaba previsto.  Si fue así, ¡hicieron muy bien en utilizarlo! De hecho, la mayoría de campañas que se han convertido en realmente virales han sido protagonizadas por individuos sin vinculación con una marca comercial. No nos engañemos: la fórmula de la viralidad es algo que se está estudiando, pero nunca es exacta, por que la viralidad la aportan las personas, que probablemente somos los seres más complejos de comprender ;-)

¿Conoces alguna otra campaña que se ha convertido en viral y que te haya resultado interesante? ¡Compártela con nosotros! :-)

Share This